Galletas de avena estilo “Digestive”

Hoy os traigo una receta de galletas saludables tipo “Digestive”.

Sin azúcares añadidos, sin huevo, sin leche y sin gluten si la harina la ponéis de avena certificada.

No, no deben sustituir una fruta o una verdura. Pero en todo caso, mejoran con creces las galletas convencionales, y pueden ser, por qué no, un desayuno, almuerzo o merienda, algún día de la semana de nuestros renacuajos en los Desayunos, almuerzos y meriendas. “Plan de mejoras”.

En 1892, se creó la primera y original galleta ‘Digestive’. Parece ser que su contenido en bicarbonato de sodio y fibra fue el responsable de su nombre. En el siglo XIX se vendían como digestivas por el poder antiácido del bicarbonato y su contenido en harina integral “rica en fibra” que supuestamente ayudaba a regular el tránsito intestinal.

La ciencia ha demostrado que el bicarbonato es un compuesto químico que se activa con un líquido y un ingrediente ácido, y ante el calor se descompone en dióxido de carbono, perdiendo por tanto sus propiedades digestivas.

Y tampoco creo que nadie hoy en día, busque galletas con el fin de conseguir una buena digestión… pero en todo caso las galletas no son un buen alimento. De hecho deben meterse en el saco de “bollería industrial”. Qué pena, oye. Os lo dice una que basaba su desayuno en galletas hace unos años. Pero así es. Es un alimento que en las nuevas pirámides alimentarias no queda ni relegado al piso superior en el antiguo “consumo ocasional y moderado”, sino que lo han sacado fuera al “tan poco como sea posible”.

pirámide_LI (2)

Los fabricantes de la UE no están obligados a detallar en el etiquetado el origen botánico de las grasas vegetales, pero tras ser sometidas a análisis en laboratorios se puede afirmar que los aceites vegetales con los que se elaboran las galletas ‘Digestive’ son de girasol alto oleico y palma.

El contenido en fibra de las galletas, ya sean Digestive o cualquiera, es más bien escaso. La mejor opción para aumentar el consumo de fibra no va a ser en una galleta, sino en las verduras, las frutas, las legumbres, los frutos secos y los cereales integrales.

El posible contenido en fibra de las galletas no compensa el resto de ingredientes de mala calidad que contienen.

Cuatro galletas contienen 13,2 gramos de azúcares libres. ¿Os repito las recomendaciones de la OMS?. Los niños no deberían consumir más de 12-15 gramos al día de azúcares libres (el equivalente a 3-4 terrones de azúcar de 4 gramos).

Venga pues las compramos “sin azúcar”. Cuidado con los edulcorantes tomados en demasiada cantidad.

El principal inconveniente de los edulcorantes es que seguimos manteniendo sabores muy dulces, con lo cual continuamos estimulando a nivel hipotalámico el mecanismo de recompensa de esos sabores tan dulces, y tienen efectos negativos para la flora intestinal.

Para que nos acostumbremos al dulzor natural de los alimentos, es necesario que reduzcamos el umbral del artificial.

Ingredientes:

  • 100 g de copos finos de avena integral.
  • 100 g de harina de espelta integral.
  • 100 g de acete de oliva virgen extra.
  • 3 dátiles Medjoul.
  • Una cucharada sopera de semillas de chía y una cucharada sopera de agua.
  • 1 cucharadita de levadura.
  • Unas gotas de aroma de vainilla o media vaina.
  • 1 pellizco de sal.

Elaboración:

Primero trituramos los dátiles con el aceite. Después añadimos el resto de ingredientes y amasamos con las manos.

¿Fácil, no?

Lo ideal es dejar reposar unas horas la masa en la nevera. O de un día para otro. Después, hacemos bolitas y las aplanamos sobre un papel de horno en la placa para hornear. Cuanto más finas, más crujientes resultarán.

De nuevo una buena ocasión para que los renacuajos participen.

A 180 º unos 8-10 minutos según grosor de la galleta y potencia de vuestro horno.

Os animo como en todas las recetas a darle vuestro toque personal con por ejemplo la ralladura de algún cítrico como la lima, el limón o la naranja, un puñado de pasas, unas pepitas de chocolate…

20190226_142356_resized

¿Qué conseguimos con esta receta?

  • Unas galletas nutritivas y esta vez sí, ricas en fibra.
  • La avena es rica en fibra con lo que ayuda a reducir el colesterol y reduce el nivel de azúcar en sangre. Además es una excelente fuente de energía, es digestiva y facilita el tránsito intestinal, ayuda a controlar el apetito y el peso, ayuda al funcionamiento del sistema nervioso, reduce el riesgo de enfermedades del corazón y es una buena fuente de proteínas y aminoácidos esenciales.
  • Utilizamos el aceite de oliva, mucho mejor que los aceites de mala calidad utilizados en la elaboración de las galletas industriales.
  • Sin azúcares añadidos, utilizamos dátiles, con un poder edulcorante natural fabuloso.

20190226_115401_resized

* Parte de la información tomada del artículo “Galletas ‘Digestive’, pero no digestivas. Link aquí.

* Receta basada en la receta de galletas de la web idorecetas.com.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s