Bizcocho integral con boniato.

Y después de lanzar ese “Plan de mejoras” para desayunos, almuerzos y meriendas, vamos con una receta que puede servir para todos ellos.

Me he inspirado en la receta de Sara, de “Avena y Aguacate”. Hice ya su receta tal cual la refleja en Instagram, pero como me pasa tantas veces, los renacuajos se echan cual termitas en cuanto tengo acabado algo, y no puedo hacer fotos…

Hoy comparto esa receta, digamos, reinventada según los ingredientes de que dispongo y por qué no decirlo, para ir probando. Su receta original se hace con calabaza y yo la he hecho con boniato, he sustituído el aceite de coco por aceite de oliva virgen extra para probar la diferencia, la harina integral que yo he empleado es de avena y en lugar de jengibre he añadido una ralladura de naranja para darle un toque fresco.

Al tema, los ingredientes:

  • 300 g de boniato asado.
  • 200 g de harina integral.
  • 2 huevos.
  • 250 g de dátiles deshuesados.
  • 200 ml de leche evaporada (o leche entera).
  • 50 g de compota de manzana.
  • 60 g de aceite de oliva virgen extra.
  • 40 g de cacao desgrasado en polvo y sin azúcar.
  • 1 cucharadita de canela.
  • la ralladura de media naranja.
  • 1 cucharadita de levadura química.
  • 1 cucharadita de bicarbonato.

Algunos ingredientes igual os parecen raros pero nada más lejos. La compota de manzana sin azúcar la verdad es que la suelo comprar en herboristerías pero suele ser de 500 g el tarro. Sin embargo en Consum venden estos postres que son manzana y nada más y vienen dos envases de 50 g cada uno. En la misma estantería además que la leche evaporada, que suele estar al lado de las natas para cocinar.

 

Precalentamos el horno a 180ºC.

En una picadora o batidora, batimos los dátiles con el aceite de oliva y la compota. Añadimos el boniato asado y los dos huevos y volvemos a batir. Acabaremos añadiendo la leche y vuelta a batir.

En un bol grande mezclamos la harina, el cacao en polvo, el bicarbonato, la levadura, y la canela.

Vertemos la mezcla en el bol de harina y lo mezclamos bien con la espátula hasta que quede homogéneo. Por último añadimos la ralladura de naranja y mezclamos por última vez.

Engrasamos el molde con aceite para que no se pegue. Volcamos la mezcla y ¡hop!

Horneamos 40-45 minutos. No seáis ansias como yo y esperad bien a que se enfríe antes de desmoldar y cortar.

20181230_194239_resized_1

Las fotos no hacen justicia a lo bueno que está. A la próxima le pondré una cobertura de chocolate al 70% para darle un toque extra. A mis renacuajos les gusta mucho.

¿Qué conseguimos mejorar con este bizcocho?

  • Primero, no lleva azúcar añadido. Salvo si ponemos unas lagrimitas de chocolate o una cobertura, pero si es del 70% tampoco es un pecado.
  • Al tratarse de harina integral, sacia más y eleva de forma más progresiva la glucosa en sangre.
  • Al utilizar fruta, disminuimos la cantidad de harinas y las reemplazamos por fibra, vitaminas, y ganamos textura jugosa.
  • Es muy nutritivo y mucho más saciante que un bizcocho convencional rico en harinas blancas y azúcar. Con un trozo más pequeño tendremos suficiente. Es muy calórico por los dátiles pero de nuevo veréis que con una porción menor estaréis saciados.

20181230_194415

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s